5 claves para detectar las dificultades de aprendizaje

”Soy inteligente pero no sé cómo mostrarlo”.. veo tras los ojos de todos los niños que entran en mi consulta. Y tras los ojos de la madre (y el padre) también se leen cosas “Por favor, ayúdanos, ya no sé que hacer.. Yo sé que él es capaz, si se pone y se centra lo hace bien, pero le cuesta mucho, son más los días que no se pone… y luego ¡se distrae con una mosca! Se levanta, tengo pis, ahora tengo hambre… No hay forma. He probado de todo, no encuentro cómo ayudarle y no quiero que se pegue un batacazo en los próximos cursos. ¿Qué podemos hacer?¿Puedes ayudarnos?”

Muchas veces también me encuentro con que esta misma escena se repite en el colegio, y la maestr@ me dice también que le cuesta, que lo saca raspando pero que ve potencial, que podría hacerlo mejor. A veces es la ortografía, otras veces se equivoca en detalles tontos de las sumas, otras no termina las tareas o se le olvida escribir en la agenda los deberes de mañana (ya hablaremos de los deberes en otro momento, ¿verdad?)

Entonces, con el niño delante le miro y le digo: ¿sabes? tú eres muy listo sólo que tu cerebro todavía no ha aprendido a demostrarlo. ¿Le enseñamos juntos? 

Y juntos, comenzamos un camino en el que guiamos al niñ@ a conectar con su cuerpo, enseñarle las herramientas básicas que tiene para leer, escribir, atender y pensar. Y es que un cuerpo que no mueve los ojos con facilidad, lee con dificultad. Un cuerpo que no puede dejar de moverse y mantener la postura en la silla, es incapaz de elegir lo que atender. Un cuerpo que no sabe dónde está su línea media vertical no puede utilizar los dos lados del cerebro para pensar con claridad y comprender las cosas. El truco reside en que ¡¡enseñando estas habilidades básicas al cuerpo, el cerebro piensa mejor!! Porque todas las habilidades académicas se fundamenta en habilidades físicas del cuerpo. 

¿Está tu hijo preparado para realizar estas habilidades? ¿Tiene su cuerpo y su cerebro el desarrollo básico para enfrentarse a las tareas que le piden? Si no lo tiene, su sistema ya ha creado compensaciones para poder superar el día a día, pero tenlo claro, las compensaciones exigen esfuerzo, son cansadas y casi nunca son suficientes para comprender y resolver situaciones en el futuro. 

5 pistas para detectar problemas de aprendizaje

En BrainGym® utilizamos el movimiento para ayudar al cuerpo a utilizar las 3 dimensiones de movimiento, porque sabemos por la neurociencia que el movimiento hace crecer el cerebro y que un cerebro que organiza bien el movimiento también puede organizar bien el pensamiento. Organizando el cuerpo a través del movimiento, logramos entrenar el cerebro para escoger a lo que atender, participar libremente, organizarse y pensar con facilidad. 

Si quieres ayudar a tu hij@/alumn@, sigue leyendo... 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *